Existen distintas formas de clasificar las mercancías y aquí te mencionamos las más utilizadas por los almacenistas.

 

Por su ESTADO FÍSICO las encontramos en:

 

  • Sólidos: existen dos, los sólidos brutos y los sólidos elaborados. Los primeros son productos agrícolas, minerales, etc.; los segundos son aquellos que pasaron por un proceso de modificación como rejas, madera, sillas, escritorios, etc.
  • Líquidos: también se clasifican en dos, los estables y los inestables. Los primeros son jugos, gasolina, lacas y más. Los segundos son líquidos que requieren manipulación especial pues son ácidos y químicos.
  • Gaseosos: al ser gases, deben estar altamente embalsados como extintores.

 

 

 

Otra forma de clasificación es por la NATURALEZA del producto.

 

  • Si son perecederos: lo que tienen una fecha de caducidad como los alimentos.
  • Si son no perecederos: los que tiene una vida larga como cereales.
  • Si son frágiles: los que requieren máximo cuidado y transportación como huevo.
  • Si son peligrosos: los que requieren manipulación especial como químicos y aceites.

 

 

 

También encontramos por su UNIDAD DE MEDIDA:

 

  • Longitud
  • Volumen
  • Superficie
  • Capacidad

 

 

 

Y una de las más importantes es por su ROTACIÓN DE SALIDA del almacén:

 

  • Alta rotación
  • Media rotación
  • Baja rotación